Benedetti y el fútbol

Mario Benedetti fue un apasionado del fútbol y, a diferencia de otros escritores, nunca negó su gran afición por el deporte más popular de Uruguay.
Benedetti era un incondicional de los bolsos, el Nacional de Montevideo, que en un reciente comunicado oficial homenajea y despide a su hincha más internacional.

Así explicaba Mario la rivalidad entre su club del alma y su gran rival, el C.A. Peñarol:

Que un hincha de Peñarol se enamore de un chica de Nacional, o viceversa, puede originar resentimientos familiares de la envergadura, que los conviertan en los Montescos y Capuletos del subdesarrollo.


En su novela “Andamios“, donde nos habla del exilio, podemos leer:

Y ya que nadie te informa de cómo van Peñarol o Nacional o Wanderers o Rampla Juniors, te vas convirtiendo paulatinamente en forofo (Hincha, digamos) del Zaragoza o del Albacete o del Tenerife, o de cualquier equipo en el que juegue un uruguayo o por lo menos algún argentino o mexicano o chileno o brasileño.

Y para finalizar su poema Tu tiempo es real, dedicado a Diego Armando Maradona.

Hoy tu tiempo es real, nadie lo inventa
Y aunque otros olviden tus festejos
Las noches sin amos quedaron lejos
Y lejos el pesar que desalienta.

Tu edad de otras edades se alimenta
No importa lo que digan los espejos
Tus ojos todavía no están viejos
Y miran, sin mirar, más de la cuenta
Tu esperanza ya sabe su tamaño
Y por eso no habrá quien la destruya
Ya no te sentirás solo ni extraño.

Vida tuya tendrás y muerte tuya
Ha pasado otro año, y otro año
Les has ganado a tus sombras, aleluya.

Mario Benedetti, por Daniel Mordzinzki

Mañana más.