Los malditos Baldwin

Los hermanos Baldwin constituyen una de las familias de actores más odiadas del mundo del cine. Personalmente no conozco a nadie a quien le caigan bien, y yo, por supuesto, no soy una excepción. Pongo una peli, veo a un Baldwin y cambio de canal, es inmediato. La putada es cuando aparecen por sorpresa como secundarios en una película que estás viendo en el cine. Debería estar tipificado como motivo legítimo para exigir la devolución del precio de la entrada.

los-4-fantasticos

Estos nulos intérpretes, conscientes de su falta de talento, recurren a una sibilina estrategia para tratar de esquivar el odio de las masas: el camuflaje fraternal. Los muy jodíos tienen los ojillos parecidos, y casi todos están engordando como toneles (no perdonan una merienda). Así las cosas, muchas veces uno no sabe hacia qué Baldwin encauzar su odio, de manera que una parte lo dirige a la familia en su conjunto, y la otra permanece en el propio espectador, que suele sufrir intensos dolores de barriga hasta que logra expulsarlo, normalmente vía rectal. Para ayudaros a prevenir estos inmerecidos padecimientos, voy a reveleros un conocimiento tremendamente útil: cuántos Baldwin hay y cómo identificarlos.

Comenzamos con Alec, el mayor y más conocido. Atención a su nombre completo, que ya da pistas acerca de la infancia traumática que tuvo que soportar el sujeto: ¡Alexander Rae Baldwin III! Al menos tiene excusa… Para ser un Baldwin, por momentos este pájaro logró llegar a montárselo relativamente bien, y ha alcanzando inmerecidas metas tales como estar nominado a un Oscar, llevarse un Globo de Oro y un Emmy por papeles televisivos, así como casarse con Kim Basinger, que no tardó en darse cuenta de su error. Es el más peligroso porque, pese a que los espectadores sabemos que es un inútil, de vez en cuando le siguen cayendo papeles. En el último de ellos pone su voz a un tal “Makunga” en “Madagascar 2”, lo cual me hace pensar que quizá en Hollywood se hayan dado cuenta de la dirección que debe tomar su carrera.

alec-haciendose-el-gracioso

El segundo de a bordo es Daniel Leroy Baldwin, dos años menor. Su última aparición en la gran pantalla data de 2001, e irónicamente fue en la película “Fall”, que en inglés significa “caída” (en picado en este caso). Eso sí, en su defensa hay que decir que a lo largo del rodaje se ganó la confianza ciega del director, del que era su mano derecha, izquierda, piernas… ¡porque era él mismo! Ejem… perdón. Lo que no consigo entender es cómo ningún productor ficharía a un Baldwin como director, imagino que serían colegas de juergas (que en eso sí que parece que Daniel tenga un amplio “rodaje”).

daniel-tras-pasar-por-mcdonalds

A continuación tenemos a William Baldwin, el único sin un segundo nombre. Este comenzó su carrera como modelo (no me lo explico), y consiguió protagonizar junto a Sharon Stone “Acosada”. Cuentan que no se podían ni ver, lo cual dice mucho en favor de la Stone. Otra de sus películas fue “You Stupid Man”, creo que autobiográfica. Yo personalmente lo recuerdo con especial inquina por ser junto a Jamie Lee Curtis y un inexplicable Donald Sutherland, protagonista de una de las mayores mierdas de la historia de la cinematografía: “Virus”. Después de cerca de 3 años en el paro ha logrado subirse al tren de la serie “Sexy Money” (no creo que tarden en invitarle a bajar).

william-en-la-recepcion-del-embajador

El cuarteto del terror se cierra con Stephen Andrew Baldwin, el benjamín de la familia, que debería ser nombrado empleado del mes en Antena 3, porque no falta en ninguno de sus prestigiosos telefilmes. Recientemente reencaminó su “carrera” hacia los reality show, ámbito en el que sin duda se encontrará mucho más cómodo. Observen su mirada, limpia y astuta:

el-lado-bueno-de-stephen

Bien, pues eso es todo. Espero que gracias a este post a partir de ahora os resulte más sencillo identificar rápidamente con qué Baldwin os estáis jugando los cuartos. En cualquier caso la estrategia que recomiendo para enfrentarse a ellos es siempre la misma: salir corriendo.