Prohibida la pornografía en Ucrania

Aquí tenemos una de esas noticias que, fuera de los límites de países tercermundistas, resultan como poco sorprendentes. Viktor Yushchenko, Presidente de Ucrania, acaba de dar luz verde a una nueva ley que eleva a la categoría de delito la pornografía, y que ya recibió el visto bueno del Parlamento el pasado 11 de junio.

viktor-siendo-tentado

Según el nuevo texto, las sanciones por posesión de material pornográfico podrán oscilar desde una multa hasta los tres años de prisión en los casos más graves. Este último extremo dependerá de las cantidades incautadas, presuponiéndose la intención de traficar a partir de cierto número de películas.

Por otra parte, los detractores de la medida denuncian que la ley no define en ninguno de sus apartados qué se entiende por pornografía, con las consiguientes dificultades que ello comportará para su aplicación: el caos puede ser total si todo se hace depender de la interpretación individual que cada juez haga del concepto.

este-hombre-tenia-el-disco-duro-hasta-arriba

Pero atención porque esta ley tiene una puerta de atrás (…), y el uso de las películas X estará permitido siempre que el mismo se realice con fines medicinales, quedando igualmente este extremo sin concretar en el texto legal. ¿Qué se entenderá entonces por estos “fines medicinales”? ¿Impotencia diagnosticada? ¿Se permitirá su uso en los bancos de semen? ¿Pueden considerarse enfermos los consumidores habituales de pornografía, pudiendo por tanto entenderse como medicinal el uso que hacen de la misma?

Al margen de todas estas consideraciones, queda también la pregunta más básica: ¿por qué? ¿qué tiene de malo la pornografía para un adulto? ¿busca acaso el Gobierno ucraniano salvar el alma de sus ciudadanos alejándoles de los perniciosos caminos del visionado sexual? ¿se está inmiscuyendo el Estado en una parcela más propia de la religión? ¿el próximo paso consistirá en instalar chips neuronales que suelten descargas ante cualquier pensamiento impuro del ciudadano? ¿apreciará Dios el sacrificio de aquellos virtuosos que sólo lo son porque no tienen más alternativa?

¡Arrepentíos!