“El Héroe de las Mil Caras” o el viaje (organizado) de un héroe

En 1949, Joseph Campbell publicó “El héroe de las mil caras” (The Hero with a Thousand Faces). El libro está basado en el trabajo del antropólogo alemán Adolf Bastian, uno de los pioneros del concepto de “la unidad psíquica de humanidad“, la idea de que toda la humanidad comparte un marco básico mental, de que los mitos de toda la humanidad están construidos a partir de las mismas ideas elementales.

Posteriormente, el psiquiatra suizo Carl Jung denominaría a estas ideas elementales arquetipos, imágenes oníricas y fantasías que correlacionan con especial similitud motivos universales pertenecientes a religiones, mitos y leyendas. Se tratarían de aquellas imágenes ancestrales autónomas constituyentes básicos no sólo de la mente inconsciente, sino de un inconsciente colectivo.

En otras palabras, Jung creía que todo el mundo nace con el mismo modelo de base subconsciente de lo que es un “héroe”, un “tutor” o una “misión”.
Jung desarrolló su idea de los arquetipos principalmente como una forma de encontrar el significado de los sueños y visiones de los enfermos mentales.

The hero with a thousand faces, Joseph Campbell

La contribución de Campbell fue utilizar la idea de los arquetipos para definir la estructura subyacente común de la religión y el mito. Propuso esta idea en “El héroe de las mil caras”, proporcionando ejemplos de multitud de culturas a lo largo de la historia y en todo el mundo: las culturas egipcia, babilónica (El Gilgamesh), griega (Jason y los Argonautas), germánica (Sigfrido), británica (leyendas artúricas), las leyendas polinesias, los cuentos de Perrault y los hermanos Grimm, relatos africanos… Campbell concluye que todas las leyendas son expresiones de una misma historia patrón, a la que llamó “Viaje del Héroe” o “Monomito“. Es una idea sencilla, pero sugiere una ramificación increíble:

Todas las religiones son verdaderas, pero ninguna es literal.

Para Campbell todas las religiones son contenedoras de una misma verdad esencial y el truco está en no confundir el envoltorio con el diamante.

Las etapas

Según Campbell el “Viaje del Héroe” se puede descomponer en tres etapas: La Partida (o Separación), La Iniciación y El Regreso. Cada etapa esta compuesta por varias partes que pueden estar presentes o no y pueden variar su orden dependiendo de la encarnación del monomito.

La Partida

  • La llamada a la aventura. La historia comienza con el héroe recibiendo una llamada a la aventura. Esta llamada puede perturbar la vida cotidiana del héroe. Ademas, puede haber un heraldo que comunica la llamada.
  • El rechazo a la llamada. El héroe puede decidir rechazar la llamada. Esto generalmente trae sufrimiento para el héroe, que finalmente lo convence a aceptar la llamada.
  • Ayuda sobrenatural. Para poder emprender su aventura, en ocasiones el héroe puede requerir de ayuda sobrenatural.
  • El cruce del umbral. El umbral marca la división entre el mundo familiar y desconocido para el héroe.
  • El vientre de la ballena. Renacimiento; en ocasiones el héroe debe morir para pasar el umbral.

La Iniciación

  • El camino de las pruebas. Una vez que el héroe se encuentra en el mundo desconocido, debe superar una serie de pruebas que lo ayudarán a aumentar su nivel de conciencia.
  • El matrimonio. La ultima prueba puede representarse como el matrimonio con una figura femenina. Esto representa el dominio del héroe sobre la vida (por eso el símbolo femenino)
  • La mujer como tentación. Una vez que el héroe ha expandido su nivel de conciencia, existe una desigualdad entre la verdad y su apariencia exterior que puede ser seducida por las tentaciones carnales. Como resultado el héroe puede presentar un rechazo hacia alguna figura femenina.
  • Expiación con el padre. El héroe se reconcilia con la figura tirana y piadosa del padre, lo que le permite a la vez comprenderse a si mismo.
  • El apoteosis. El “yo” del héroe se desintegra. Esto transporta al héroe a un nuevo nivel de conciencia, que le permite sacrificarse.
  • La bendición final. El héroe finalmente esta listo para recibir aquello para lo cual emprendió su aventura.

El Regreso

  • El rechazo del regreso. Una vez que el héroe a logrado la iluminación, puede existir la duda o el rechazo a volver al mundo normal.
  • El vuelo mágico. En ocasiones el héroe regresa con la bendición final escapando de algún mal.
  • El rescate desde el mundo normal. Para poder volver al mundo normal el héroe puede necesitar que alguien del mundo normal lo ayude.
  • El cruce del umbral. El héroe regresa al mundo normal y lo acepta como real.
  • Maestro de dos mundos. Gracias a la bendición final, el héroe ahora es el maestro de los dos mundos.
  • Libertad para vivir. Finalmente el héroe entrega la bendición final a la humanidad.

Este viaje os suena, ¿verdad?
Quizás sea porque dos de las trilogías más famosas de las últimas generaciones han copiado punto por punto el Viaje del Héroe de Campbell: Star Wars y Matrix (si os interesa en la red encontraréis multitud de referencias identificando cada etapa en la pelicula). El Señor de los Anillos, Eragon, Harry Potter… tampoco se alejan mucho de la historia patrón.
Aunque puede que el Viaje del Héroe os suene por otra razón más sencilla: ese inconsciente colectivo del que hablaba Jung que, quizás, nos haga a todos un poco menos diferentes de lo que creemos.

  • Quini

    El concepto de un patrón común único para toda la humanidad es interesantísimo. Por un lado me choca que todos nazcamos con esa “preprogramación”, pero claro, si a lo largo de tantos siglos ese patrón se ha ido repitiendo, la causa no puede ser ambiental, sino genética, imbuida en la propia condición humana. ¿Hasta qué punto creemos ser libres de pensamiento, cuando en realidad estamos condicionados por cadenas que desconocemos?

    Gran artículo.

  • josemalo

    joder, qué posts te curras… qué bueno
    y sí que la historia es familiar. de hecho, puestos a exagerar, el viaje del héroe me recuerda casi a cualquier adolescencia…

  • Fko

    Gracias!

    @Quini
    A ver qué puede decirnos nuestra experta psicóloga, esperamos impacientes su opinión.

    @josemalo
    ¿Está nuestra rebelde adolescencia planificada? Qué decepción tio, yo tenía unos vaqueros rotos de puta madre, melena, era duro y peligroso… ¿verdad?

  • josemalo

    sí sí. esos vaqueros también estaban planificados. por la CIA, seguro, o algo.

  • Pingback: El Viaje del Héroe - Joseph Campbell()