Sandbox

Dentro de los muchos tipos de videojuegos con que la industria nos deleita (u horroriza) mes a mes, existe una subclase denominada “sandbox”. Básicamente, los títulos que responden a este perfil se caracterizan por permitir que el jugador tenga una relativa libertad de acción a la hora de encarar los diversos desafíos que va encontrando en su camino. El contrario de un “sandbox” sería un juego “lineal”, en el que es el software el que determina con total rigidez el orden y las zonas por las que hemos de discurrir en cada momento.

sandbox

¿Y qué es mejor? En realidad la respuesta no es tan fácil como quizá pueda parecer, pues hay personas a las que les gusta que desde el principio su experiencia jugable esté perfectamente predeterminada y dirigida, y no les agrada deambular de un sitio a otro sin rumbo fijo “a ver qué encuentran”. Por contra, otros detestan tener que ceñirse a un recorrido y orden predefinidos. Personalmente creo que lo ideal es tratar de conjugar ambas facetas, de manera que tengamos un juego en el que esté claro el recorrido principal, pero que ofrezca la posibilidad de explorar otros caminos si el jugador así lo desea.

“Sandbox” significa “caja de arena” en inglés, haciendo referencia esta denominación a la capacidad que tiene el usuario para moldear a su gusto la experiencia jugable (la arena). Uno de los primeros videojuegos en sentar algunas de las bases del género fue “Mercenary” (1.985), un título de acción en el que existían múltiples modos de completar el juego. Posteriormente “The legend of Zelda” (1.986) introducía la posibilidad de centrarnos en la misión principal o decantarnos por otras secundarias.

sandbox_gta

El representante más conocido de esta categoría es sin duda la saga “Grand Theft Auto”, que sería de hecho mi recomendación para los que quieran adentrarse en el género. En cualquier caso, y si no os importa esperar un poco, en abril saldrá a la venta “Red Dead Redemption”, un sandbox de acción basado en el salvaje oeste que, si cumple todo lo que promete, está llamado a ser el juego del año.