El equipo A

Hollywood… falta de ideas para películas… remakes, cómics, series… ¡pues sí! No sabiendo ya qué conejo sacar de la chistera, es el turno del equipo A. Dirigida por Joe Carnaham, el film contará con Liam Neeson (Aníbal), Bradley Cooper (Fénix, se supone que el guapo del grupo), Shartlo Copley (Murdock), Quinton Jackson (M.A.) y Jessica Biel (coronel Decker, sí sí, el pobretico de la gorra que se tiraba la serie persiguiéndoles).

Pero atención, porque si este subproducto apesta ya de por sí a basura de primer orden, la visión de los dos carteles que por el momento han sido publicados no hace sino constatar esta primera impresión.

En este primero, ya de inicio llama la atención la cuidada elección del entorno. Da la sensación de que estuvieran en un descansillo del rodaje y aprovecharan la ocasión. Al margen de ello, nos encontramos ante el típico póster promocional de los protagonistas mirando a cámara, es decir, un esfuerzo creativo a la altura de la frasecita de reclamo (“No hay plan B”).

Pero es que encima los actores salen que da pena verlos. A ese Aníbal descamisado le falta llevar atados los pantalones con una guita, y para colmo creo que tiene una mancha de humedad en la entrepierna. Con Murdock parece que no vaya la cosa, ese posado comodín lo mismo le valdría para una boda. M.A imagino que intenta parecer un tipo duro, pero vamos, se queda en duro de mollera. Ante este despropósito, el “guapo” sólo puede descojonarse.

Pero ojo, que con el segundo se han superado:

¡¿Ahora qué!? Hombre, desde luego el problema del entorno lo han resuelto, y el de la frasecita de reclamo también (eliminados ambos y listos). A M.A. parece que le dijeron que tenía que parecer todavía más duro, pero es que directamente el hombre parece el eslabón perdido. Murdock más que loco, con esa media sonrisa parece tonto. Aníbal está para que se lo lleven al geriátrico de cabeza, y el único que, visto lo visto, medio se salva por lo anodino de su pose, es Fénix, que en esta ocasión sorprendentemente sí que logra aguantar la risa.

Sí, venga, vale, son sólo dos posters, la campaña comercial todavía tiene arreglo, basta con que empiecen a tirar de Jessica Biel para los próximos. Lo que sospecho que no hay quien salve es la película, de la que temo especialmente la escenita del avión y el vaso de leche.

Lo peor es que si la cosa tiene éxito, dudo mucho que tardemos demasiado en ver las correspondientes versiones del Trueno Azul, el Coche Fantástico, el Halcón Callejero, Remington Steele, McGyver…