El grito Wilhelm

En el cine existen multitud de efectos de sonido “pregrabados” que se reutilizan en un buen número de películas, logrando así ahorrar costes. Lluvia, rayos, viento, puertas chirriantes, cristales rotos, gruñidos, aullidos… Sin embargo, existe uno en particular especialmente célebre: el grito Wilhelm.

Respecto a su origen, sabemos que fue empleado por primera vez en 1951, en la película “Tambores lejanos”, concretamente en el momento en que un soldado de una patrulla norteamericana que estaba vadeando un río, era arrastrado al interior de las aguas por un cocodrilo. Aunque no se tiene absoluta certeza, el grito original se atribuye al actor y cantante Sheb Wooley.

Dos años después, ese mismo grito se utilizó en el film “La carga de los jinetes indios”, cuando un tal Wilhelm (personaje al que debe su nombre) recibía un flechazo en el muslo. A partir de entonces, este efecto de sonido ha sido utilizado en infinidad de películas, debiendo en gran parte su popularidad a Ben Burtt, prestigioso diseñador de sonido que lo bautizó y convirtió en su marca personal.

Entre la infinidad de films en que podemos escucharlo, destacan sagas tan conocidas como “Indiana Jones”, “Star Wars”, “El Señor de los Anillos” o “Piratas del Caribe”. Igualmente se ha empleado en varias series de televisión (Padre de Familia, CSI, American Dad…), así como en videojuegos (God of War, Command and Conquer, Red Dead Redemption…).

Durante estos días podemos ver en televisión un spot de una conocida marca cuyo eje central es precisamente este popular grito.