La bronca, el Tres Naciones y el chupón

FÚTBOL I.

Anoche España jugó contra Chile (La Roja) un partido amistoso.
En el minuto 90, ese futbolista llamado Arbeloa que ha pasado de mediocre a matón gracias a Mourinho, ya se había peleado con 6 chilenos. Y con empate a dos se tira en el área de forma descarada, vergonzosa; pitan penalti y gana España.
En el descuento, después de la enésima tarascada chilena, se enzarzan los dos equipos y Arbeloa, Busquets y Ramos demuestran de lo que están hechos. Otra bronca más. Más peleas, más golpes, más empujones, patadas y puñetazos. Así acabó el amistoso.
Pero lo peor ha sido la opinión generalizada de los medios esta mañana: como se han liado a hostias en el mismo bando los del Madrid y los del Barça, eso quiere decir que se llevan bien, que ya se han olvidado que llevan así entre ellos un año. Y se felicitan por ello. Aquí tenéis el último párrafo de Relaño, uno de los más influyentes analistas deportivos, si no el que más:

El caso es que remontamos y, para que todo saliera perfecto, una gresca final sirvió de perfecto escenario para la reconciliación. Ya con 3-2, Iniesta regateó tanto y tan primorosamente a un rival que éste se enfadó; Arbeloa acudió presuroso a defenderle y eso armó el revuelo, en el que enseguida apareció Busquets en defensa de Arbeloa. Luego ya se pelearon todos, los rojos contra los blancos, gozosamente amigos de nuevo. Les unían unos colores, un orgullo de campeones del mundo y la satisfacción de una remontada difícil ante un gran equipo. Así que no hay problema: La Roja sigue viva.»

El vídeo de la pelea en el diario AS se titula «La tangana de la paz».
Esto, que lo menos que da son ganas de vomitar, ya está incrustado en la sociedad. Antes de Mou removía conciencias y provocaba debates, ahora es habitual.

RUGBY.

La semana pasada finalizó el Tres Naciones y mucho ojo porque el ganador fue Australia y no Nueva Zelanda como todo el mundo esperaba. Es la primera vez que Nueva Zelanda no gana el Tri en año de Mundial («su» Mundial). Los All Blacks se despistaron en Sudáfrica 18-5 (¿o no salieron siquiera a jugar?) y en la última jornada sencillamente no pudieron con los Wallabies: 25-20.
Hace unos meses parecía que el Mundial iba a ser un paseo militar para Nueva Zelanda.
No lo será.

FÚTBOL II.

El Inter de Milán acaba de fichar a Mauro Zárate, argentino. Famoso por su simpatía hacía los «irriducibili», los utras del club más ultra de Italia (la Lazio) con los que comparte saludos fascistas y silbidos a los negros desde la grada. Zárate también es conocido por otra bella cualidad: es un chupón. Muy chupón. Tanto que el Inter le ha incluido en su contrato una cláusula para que pase el balón:

Seré un nuevo Mauro, voy a cambiar, voy a pasar más el balón. Hay una cláusula en mi contrato que me premia si hago asistencias»

La sublimación del deporte.