Tercetos

 

La vida se presenta y me despoja

de pétalos y ramas, de colores,

de juventud. Pausado, se deshoja

este tronco que soy, entre dolores

mitad de parto, la otra mitad de duelo.

 

No me asusto. No tiemblo. Sé que hay flores

que a medida que pierden luz (y pelo)

desarrollan las alas. Y que entonces,

más hermosas que nunca, alzan el vuelo.

 

Artículos relacionados

Comentarios

Mucho fuerza y mucho ánimo, Luisa! Un beso enorme!

La sobrevalorada juventud
es además un don malentendido
cuya esencia reside en la virtud
de reciclarse en nuevos coloridos,
instaurar primaveras en el lodo,
bailar el twist al son de los latidos,
cantar, soñar, reír codo con codo,
que la vida es vivir, y lo anterior
condición sine quanon, eso es todo,
y hay una multitud alrededor
que sabe que serán tus nuevas alas
la envidia de las alas del amor.

a volaaaaaaaaaaaaaar!!!

Los que te queremos sabemos que tus alas son extensas y recias, capaces de sobrevolar duelos y dolores sin desfallecer.

Un besazo enorme Luisa y mucho animo.

Deja un comentario