cuisine française

Creative Commons License

Hay tan pocas alegrías políticas que llevarse a la boca…

Las reglas de la industria electoral, como pasa con la agroalimentaria, privilegian la producción masiva de socialdemocracia transgénica, inolora e insípida, criada bajo plástico neoliberal en los euroinvernaderos ideológicos, empobreciendo la diversidad -garantía ecológica de supervivencia- y robando espacio a toda la saludable variedad de pensamientos alternativos que el mundo conoce, que a pesar de todo se resisten a su extinción, rescatados y reinventados en nuevas especies de intensos aromas y sabores en pequeños huertos periféricos de la sociedad.

Pero, con todo, cómo no alegrarse. La llegada del segundo plato francés del menú de la crisis, por así llamarla, promete, al menos antes de probarlo, sabores un poquito menos amargos. O eso dice en la nueva etiqueta del mismo frasco. Resuena a efecto Obama, pero en fin. Ojalá.

Entretanto, acá les dejo una pequeña pieza de fruta de un puesto callejero, una voz sorprendente, fresca y dulce y corpulenta y aromática y tersa y crujiente, en la tradición de la mejor cocina francesa.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

  • Karurota

    Como dijo el diario “Liberation”, “Hollande toma la Bastilla”, ojalá signifique el principio de algunos cambios (al menos).

    Y de Zas, totalmente de acuerdo, me la “presentaron” el año pasado y me gusta mucho. La comparación con Edith Piaf inevitable (incluso por su físico, pequeña y menuda). Canta además sus canciones, que son muy difíciles, muy bien y añadiendo su toque (como “Dans ma rue”, está en you tube que ahora mismo x problemas técnicos no puedo copiar el link).
    gracias!
    Por cierto se acerca el 15M 2012, por si alguien quiere ir organizando su agenda.

  • Amparo

    Gracias, un postre perfecto…