Archive for the ‘Poemario’ Category

el veneno

Creative Commons License

Las siete ocho minutos. Abro el word,
levanto la mirada del portátil
y a falta de una rima más versátil
me sacudo los versos de alcanfor

y me entrego a la hipnosis de rigor
empujando el cursor en el vibrátil
y nervioso teclado hacia un volátil
destino consabido. Alrededor

no hay nada más, solo mi mente en trance
siguiendo la consigna del veneno
que me inyectó el arcángel satanás.

Las siete treinta y ocho, mal balance:
en la vida dos cuartos de hora menos
y en internet un soneto de más.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

A toda lentitud

 

A toda lentitud, a toda vela

de un barco de sosiego, el mar en calma,

respiro, el pecho ingrávido, y el alma

dormida en el reflejo de mi estela.

 

A todo reposar, a toda pausa,

bebo a sorbos pequeños, con medida,

el elixir precioso de la vida

que destilan las horas. Y sin causa,

 

sin razón aparente, me conmueven

un insecto en el patio, un brote verde,

un acorde, un email inesperado.

 

A toda paz. La placidez me mueve.

Y dichosa, como el que nada pierde,

disfruto el tramo nuevo y el ya andado.

Canjáyar, 10 de febrero de 2012

Tercetos

 

La vida se presenta y me despoja

de pétalos y ramas, de colores,

de juventud. Pausado, se deshoja

este tronco que soy, entre dolores

mitad de parto, la otra mitad de duelo.

 

No me asusto. No tiemblo. Sé que hay flores

que a medida que pierden luz (y pelo)

desarrollan las alas. Y que entonces,

más hermosas que nunca, alzan el vuelo.

 

Hierbabuena

Hace unos meses compartí con vosotros un soneto que pretendía ser una arenga para movilizar nuestras filas (empezando por mí, esta soldado que escribe). Una llamada a sacudir de nuestra espalda la rutina, a salir de la formación, a huir por una vez del orden, del sendero seguro pero a veces excesivamente estrecho. Mudanza defendía la apuesta por lo imprevisible, lo desconocido. La proposición era arriesgada, cierto, pero no me negaréis que también infinitamente más rica e inagotable.
Read On…

A palos (de ciego)

Creative Commons License

cartel

Hace unas semanas, Jose (josemalo) y yo (Luisa) decidimos embarcarnos en una aventura creativa: escribir, por primera vez en nuestra vida, letras flamencas. Como estímulo teníamos la convocatoria del III Concurso de Letras Flamencas “Francisco Moreno Galván, una iniciativa del Ayuntamiento de La Puebla de Cazalla (Sevilla) en homenaje al célebre pintor y poeta que da nombre al certamen. La idea nos pareció muy sugerente y nos pusimos a trabajar. Al cabo de varias semanas de intensa experiencia creativa, de risas, de riñas (…“¡pero chiquillaaaaaa! ¿cómo me rompes la rima consonante al finaaaaal?”- “Si es que eres un talibán… ¡Que no tiene por qué tener todo rima consonante, niño!”) habíamos elaborado a medias una colección de letras a la que llamamos “A Palos (de ciego)”, y que firmamos como “Limón y hierbabuena”, seudónimo que nos parecía muy andaluz, y que de alguna manera tuvo su origen en este blog, en el post Mudanza. Y enviamos las copias solicitadas en las bases, sin más expectativas reales que lo enriquecedora que había sido la simple experiencia de escribirlas…
Read On…

Defender la alegría

Un amigo mío tiene, en un rincón de su casa, un lema de vida extraído del poema “Defender la alegría como una trinchera” de Benedetti. Me tomo la libertad de copiárselo y desarrollar, a partir del mismo, una visión personal que, más que una visión, es un propósito. Y me tomo también la libertad de compartirlo con vosotros y llamaros a las armas :-)

Los ojos bien abiertos, el cuchillo en los dientes,
las piernas preparadas para saltar al cuello,
los sentidos alerta, consciente de que en ello
me va la vida entera, me planto abiertamente

ante las nubes negras que rodean mi cerco
y me roban, canallas, mi baúl de sonrisas.
Ante mis enemigos, la tristeza, las prisas,
la miseria alevosa. Y así, con gesto terco,

aunque a veces parezca que me rindo y que caigo,
que me abate el contrario, que me deja sin nada,
que he perdido las últimas reservas de alegría,
siempre encuentro las fuerzas para buscar arraigo
y levantar de nuevo el alma y la mirada
defendiendo la plaza de la dicha, que es mía.

[qt:http://blog.franlopez.es/wp-content/music/Defender-la-alegria.mp3]

 

Defender la alegría

[Enlace para descargar]
[Enlace para escuchar en GoEar]

Mudanza

Fui durante unos años viajera organizada,
caminante segura de los tiempos, vecina
de aquella calle triste donde vivió Sabina
y de avenidas rectas de estructura acordada.

Llevaba en cada caso horarios de llegada
y de salida, planos de cada marquesina,
de estaciones y rutas cómodas, sin esquinas,
sin sorpresas ni baches. Con la senda trazada.

Y hoy me mudo, de pronto, a la calle Improviso.
Abandono los sótanos de la Melancolía
y, mochila a la espalda, echo a andar lentamente.

Respiro al fin oxígeno que llega sin aviso.
Y me embriago de gozo: de empezar, cada día,
sin saber qué me aguarda al segundo siguiente.

Peregrinaje

 

 

 

I

Fui a buscarte.

En las playas tranquilas de Almería
encontré tu mirada,
espejismo reciente de tus ojos.

Habías estado allí.

Reminiscencias tuyas en el puerto,
el Paseo, la Rambla.

La Alcazaba, vigía de tus pasos,
me señaló el camino.

Read On…