Ronaldinho, ¿te revisamos el contrato ahora?

Ronaldinho llegó al Barça el verano de 2003.
Lo que su amigo Sandro Rosell le ofrecía era un contrato inferior en cantidades económicas al del Manchester y al del R.Madrid (que era para la temporada siguiente) pero mucho más atractivo en otro aspecto: todo el club (y no un club cualquiera) giraría en torno a él. Con la promesa de revisar el contrato cuando llegaran tiempos mejores.

Ese primer año su rendimiento fue espectacular, él solo lideró al equipo en una remontada espectacular en la segunda vuelta que permitió quedar por encima del eterno rival y la clasificación directa para la Champions.
Ese verano el club cumplió su promesa. Le amplió sustancialmente el contrato y fichó varias estrellas (Eto’o, Deco) que subieron el nivel de la plantilla.

El año siguiente el equipo ganó la liga y Ronaldinho era el favorito para el Balón de Oro y el Fifa World Player. En el verano de 2005 no se le esperaba, pero su representante y hermano, Roberto de Assis, apareció por las oficinas pidiendo una revisión de contrato. En medio del ambiente de euforia, el sr. Laporta accedió: más dinero fijo y el 100% de los derechos de imagen. Recordemos que no es su dinero, es del club.

Roberto_clubLa temporada 2005/06 comienza con los premios antes mencionados para Ronaldinho. Y termina con la conquista de la Liga y la Champions. El hermano del gaúcho vuelve a las oficinas a pedir una revisión del contrato: más fijos, más variables, el club seguiría sin ver un euro de los derechos de imagen, un acuerdo por el que la Fundació FCB invertiría 4 millones de euros en su escuela de fútbol para niños y la ampliación hasta el 2012 (¡seis años más!). Laporta llega a algunos acuerdos verbales que no se firman por tener en contra a gran parte de la junta. En ese momento llega el Mundial de Alemania y el mejor jugador del mundo no da una a derechas. Termina el Mundial y en septiembre el hermanísimo amenaza con la primera supuesta oferta del Milan AC. La presión aumenta y Laporta le sube un poco el fijo, un mucho los variables y firma el acuerdo de la Fundació. Tras la firma de este contrato el propio Roberto de Assis declara: «Este contrato no lo hubiesemos conseguido si lo hubiesemos tenido que negociar con Sandro Rossell«.

Pasan las semanas y Ronaldinho baja su rendimiento día tras día. El hermano ve que se acaba el chollo, y decide echar el resto para conseguir el último gran contrato. Empieza por exigir los acuerdos verbales no firmados. Laporta tiene cada vez más problemas con su junta y más dudas de su jugador estrella. Cada cuatro semanas Roberto ofrece al jugador al Milan AC o al Chelsea (que pican una y otra vez) y al día siguiente se presenta en el club pidiendo más.
Tensa y tensa la cuerda (en este caso Ronaldinho, su hermano). Hasta que se rompe.
Ronnie deja de ser una estrella. Se convierte en un estorbo. Desde ese momento el Barça lo pierde todo. Todas las competiciones que disputa. Y las dudas en el club se disipan, el propio Laporta decide no renovarle.

Y así llegamos al 2008. Ronnie es un cáncer en el vestuario y una sombra en el campo. Hasta el punto de que en el club estaban por la labor de mandar a Ronnie a Milán. Y tras muchos meses sin saber de él, sin pedir revisiones, apareció el hermano para decir que Ronaldinho siempre ha querido estar en el FCB y cumplirá su contrato.

Lo más gracioso de todo es que el sr. Laporta tiene lo que se merece. Lo menos gracioso es que el aficionado no. Y me da a mi que el bueno de Ronnie tampoco.

Ronaldinho_Montjuic