El Calcio toca fondo

En 2006 se destapó en Italia uno de los mayores escándalos deportivos de la era moderna: el Calciopoli o Moggigate. El director general de la Juventus (Luciano Moggi) montó una red de árbitros que favorecía sistemáticamente a Juventus, Fiorentina, Reggina, AC Milan, Lazio y AC Siena. A pesar del escándalo internacional las sentencias fueron recurridas y las condenas terminaron siendo irrisorias.
Italia, insultada y humillada fuera de sus fronteras respondió como mejor sabe hacer: la selección nacional ganó el Mundial de Alemania y el AC Milan la Champions League.

Pero no fue más que el canto del cisne. Desde entonces el fútbol italiano vive instalado en la más absoluta mediocridad. Nunca dieron espectáculo, simplemente ganaban. A día de hoy no les queda ni eso.

En Europa

La mejor forma de calibrar la situación del fútbol europeo es a través de la clasificación de clubs de la UEFA; llama la atención que en los diez primeros puestos hay cuatro equipos ingleses, dos españoles, dos alemanes, un francés y un italiano. No es otro que el Milan AC, que está en cuarto lugar debido a sus finales del 2005 y el 2007, pero que irá bajando 2 ó 3 puestos por año al ritmo actual.
En los dos útlimos años sólo un equipo italiano (la Roma) ha llegado a los Cuartos de Final de la Champions, estadística que los equipara con turcos y portugueses.

Muchos pueden decir que la eliminación de los equipos italianos este año en Champions ha sido muy ajustada, incluso culpar a la mala suerte. Lo cierto es que sus rivales ingleses tenían bajas y estaban en un mal momento de forma, como también lo es que los partidos fueron igualados y los italianos iban con la piel de cordero, a verlas venir, el escenario perfecto para ellos. Sencillamente fueron inferiores.

Wayne Rooney y Sisenando Maicon

La situación de los equipos italianos en Champions nos recuerda a la que se vivió hace unos años en la Copa de la UEFA, donde los italianos dominaron la competición de forma insultante en la década de los 90, con 7 campeones y 6 finalistas. Poco después saltó el escándalo del dopaje, en el que se demostró que la Juventus y otros equipos (Udinese, Parma, la selección) se beneficiaron de un vasto programa de dopaje entre 1994 y 1998 en el que los propios laboratorios oficiales manipulaban o destruían sistemáticamente los análisis realizados a los deportistas italianos (no sólo a futbolistas).
Las consecuencias para los implicados también fueron de chiste, pero el dato es que desde entonces ni un solo equipo italiano ha vuelto a pisar una final de la Copa de la UEFA.

El Calcio

El declive del Calcio se está produciendo a todos los niveles.
Nunca han destacado por la gestión de los clubs, pero lo tapaban con dinero y jugadores de categoría mundial. Hoy día el Calcio está repleto de dinosaurios con sueldos astronómicos que impiden el paso a los nuevos talentos del pais. Aunque parezca increíble, a día de hoy estos jugadores siguen teniendo bastante peso en el campeonato: Luis Figo (37 años), Alessandro Del Piero (35), Paolo Maldini (41), Pavel Nevdev (37), Andriy Shevchenko (33), Francesco Totti (33), Christian Vieri (36), Gianluca Zambrotta (32), Giuseppe Favalli (37), David Beckham (34), Clarence Seedorf (33), Filippo Inzaghi (36)… No, ninguno es portero.

David Beckham

Deportivamente se han quedado anclados en su modelo de repliegue, con ocho jugadores por detrás del balón que no presionan al contrario; sólo pretenden entorpecer la ofensiva rival, no fuerzan su error ni arriesgan con el balón. Los empates se multiplican.
Económicamente cada vez generan menos ingresos, tanto en Italia (donde el aburrimiento unido a la crisis económica está vaciando los estadios de forma alarmante) como fuera del pais, donde el interés de la comunidad internacional por partidos como el Juventus-AC Milan es nulo.
Socialmente siempre ha sido el refugio de grupos extremistas, pero ahora se hacen notar mucho más en estadios semivacíos, por no mencionar el eterno e infravalorado problema de la violencia.

Así, la liga italiana ha ido perdiendo toda su repercusión internacional. ¿Sabéis vosotros quién es el máximo goleador del Calcio?, ¿los finalistas de la Coppa?, ¿las jornadas que faltan por disputarse?

El futuro

Es complicado atisbar lo que puede deparar el fútbol en un pais como Italia. La situación actual es deprimente pero no es una locura pensar que en unos años aprueben en el congreso ayudas millonarias para los clubs de fútbol.

Mientras aparece Berlusconi, el Calcio debe agarrarse a los pocos ases mundiales que le quedan. Sólo ellos pueden atraer jugadores y entrenadores de su nivel. Los Ibrahimovic, Kaká, Pato, Ballotelli, Amauri, Rossi, Mourinho y Spalletti no deben salir de Italia bajo ningún concepto.

Este verano será crucial. AC Milan y Juventus deben renovar sus plantillas, pero no pueden competir en el mercado de estrellas consagradas con el Chelsea, el Manchester Utd., el talonario de los jeques, la atracción del Barça o la renovación del Madrid de Florentino. Y si apuntan a un perfil más bajo, grandes promesas, les será muy dificil adelantarse a la planificación de equipos como el Sevilla, el Villarreal, el Liverpool o el Arsenal.

Sólo un equipo tiene dinero, el Inter de Milan (en realidad el dinero lo tiene su presidente Massimo Moratti). Y su entrenador José Mourinho le va a exigir un equipo con aspiraciones a la Champions. Pedirá jugadores de nivel, como el Kun Agüero. Y si no vienen, él se irá, dejando al Calcio herido de muerte.
De las negociaciones de Moratti depende no sólo el Inter, sino todo el fútbol italiano.

Massimo Moratti y José Mourinho