El Photoshop a debate

El uso de los programas de retoque fotográfico está cada vez más extendido. Aunque lo habitual es encontrar ejemplos de su uso en las revistas del corazón y moda, lo cierto es que en absoluto es algo exclusivo de este tipo de publicaciones, y hoy sería prácticamente imposible citar un solo medio que no hubiese acudido a esta práctica en alguna ocasión. Por supuesto el mundo de la publicidad emplea este tipo de recursos constantemente.

Halle Berry

Así las cosas, en el seno del Parlamento francés se ha propuesto una ley orientada a regular en cierto modo el uso de esta herramienta informática. La iniciativa ha sido promovida por la diputada Valérie Boyer, perteneciente al partido de Nicolás Sarkozy, y ha sido respaldada por otros 50 parlamentarios.

Básicamente la nueva normativa vendría a exigir, caso de ser aprobada, que toda foto retocada incluyese una advertencia en el pie de la misma. La medida no afectaría únicamente a la prensa, sino también a las fotografías artísticas, así como a aquellas empleadas en la publicidad comercial y las campañas políticas. El incumplimiento supondría una multa de 37.000 € o, en su caso, hasta el 50% del coste de la campaña publicitaria.

Según Boyer, estas representaciones irreales de la belleza femenina podrían acarrear en las mujeres que las vieran problemas psicológicos, especialmente de tipo alimentario, dado que «pueden hacer creer en una realidad que a menudo no existe».

Nicolette Sheridan

Personalmente me sorprende un poco el hecho de que esta diputada centre específicamente el Leitmotiv de la propuesta en los posibles trastornos que las mujeres puedan sufrir al ver cuerpos esculturales irreales. Si esto es así y los hombres están a salvo de este mal, ¿no debería la medida, tal y como está enfocada, únicamente afectar a las fotografías de cuerpos femeninos?

Por otro lado, hace un tiempo pudimos ver algunos ejemplos de retoque fotográfico en sendos líderes europeos: Sarkozy y Merkel (michelín uno y chorreante axila la otra). En este caso los modelos distan mucho de responder a un canon de belleza irreal. ¿Por qué debería afectarles la ley entonces?

Sarkozy flotador

Y puestos a llevar la cosa al extremo… ¿qué pasaría si mañana apareciese una mujer de belleza sin par, que sin necesidad de photoshop fuese capaz de provocar una oleada masiva de problemas alimentarios en cuantas pusilánimes féminas vieran su rostro? ¿Se prohibiría que saliese su imagen en ninguna revista? ¿Terminaríamos vetando a las guapas de las publicaciones para que las menos guapas no se deprimieran?

Exageraciones aparte, creo que la ley está muy mal enfocada. Me parece interesante que este tema sea regulado, sobre todo en lo que a la prensa se refiere, pues una fotografía retocada en un medio teóricamente serio (si es que existe alguno) puede cambiar la percepción de una noticia, con lo que se abre una puerta (otra más) a cierto tipo de manipulación sobre el lector. Con lo que desde luego no estoy de acuerdo es con la forma que ha empleado Boyer para fundamentar su propuesta, que por otra parte puede llevar incluso a pensar que la mayoría de mujeres francesas deben de ser estúpidas.