Jugar con la mente

Hace poco veíamos cómo la innovación había sido la clave del éxito de Nintendo Wii, líder de la actual generación de consolas (aunque ahora mismo se encuentra en plena «desaceleración»). Sin embargo, este mes se pone a la venta en Estados Unidos un cacharro que, de funcionar tal y como sus vendedores prometen (cosa que, sencillamente, no me puedo creer), estaría llamado a enterrar todo lo visto hasta ahora.

epoc_engañadas

Emotiv Epoc, por resumirlo brevemente, es un casco que permite controlar videojuegos con la mente. Para ello cuenta con catorce sensores salinos, una cámara controlada con un giroscopio y un novedoso software que permite configurar y asignar las habituales acciones de teclado o mando a los pensamientos y expresiones del jugador.

Según su web oficial, este artefacto identificará pensamientos voluntarios, sentimientos y emociones, así como expresiones faciales, y hará que el juego reaccione de acuerdo a todo ello. Y todo por sólo 299 €. ¿Ciencia ficción? ¿El futuro hoy? ¿La evolución de la especie?

epoc_timo

Bueno, por si no está suficientemente claro, no me creo nada. No dudo que hayan sacado un artilugio que sea capaz, a un nivel muy primario, de interpretar las ondas cerebrales y provocar una respuesta (de hecho existen ya juguetes que hacen eso mismo), pero de ahí a que esta tecnología permita desde ya (21 de diciembre para ser exactos) controlar un videojuego con la misma fiabilidad que los mandos actuales, media un abismo.

Ojalá el tiempo demuestre que mi escepticismo es totalmente injustificado, porque una combinación de este trasto y Project Natal es una utopía que me gustaría vivir cuanto antes. Desgraciadamente, mucho me temo que pasarán bastantes años antes de que podamos disfrutar de una salvajada de este calibre.